jueves, 10 de noviembre de 2011

A sala llena, una celebración de la matemática en el teatro Maipo

Por Nora Bär | LA NACION

"Esto es histórico..." "Es increíble lo que está pasando..." Adrián Paenza caminaba sobre el escenario del Maipo, miraba hacia la sala llena y no salía de su asombro ante el interés que generaban sus problemas. En el público confluían figuras del arte, la ciencia y el espectáculo, como Diego Golombek, Tristán Bauer o Federico Luppi, celebridades del mundo editorial y hasta militantes políticos. Nadie desviaba la vista ni se movía de su butaca. Es más, nadie quería que ese inusitado, inimaginable show de la matemática se terminara.

Ocurrió ayer a la noche, sobre las tablas del tradicional templo de la revista porteña, donde Adrián Paenza presentó su sexto libro: ¿Cómo, esto también es matemática? (Sudamericana, 2011).

"Estamos por entrar en el mundo de la matemática -advertían las leyendas luminosas que se proyectaban sobre el telón de terciopelo rojo-. Claves secretas. Máquinas tragamonedas. Moscas que vuelan rápido como trenes. ¡Matemática para «paenzar»!"

ugado en clave de comedia, el espectáculo comenzó con un video "en solfa" sobre el propio autor. "Los que todavía tengan matemática previa, con presentar el libro de Paenza firmado la tienen aprobada", bromeó Claudio Martínez, productor de los programas del periodista y docente universitario, que en esta ocasión ofició de presentador.

El público estalló en aplausos cuando vio ingresar a Paenza y, con el mismo ánimo distendido, a sus amigos "Manu" Ginóbili y Víctor Hugo Morales. Festejó sus anécdotas, su desenvoltura y su irreverencia. Lejos de su rol de deportista de alto rendimiento, "Manu" contó cómo había empezado a disfrutar cada vez más de resolver los desafíos matemáticos que Adrián viene lanzando desde su primer libro, Matemática, ¿estás ahí? (Editorial Siglo XXI).

"Soy un atleta que no fue a la universidad y que no tiene más relación con los números que los puntos y los rebotes de sus partidos -confesó-. Pero poco a poco aprendí a dejar que el problema me «pique» un poquito. Y al final me transformé en un «beta tester» de sus libros."

Pero si esta presentación quiso eludir todas las convenciones habituales, lo confirmó con la presencia de la Presidenta acompañada de gran parte de su gabinete.

En tono intimista, Cristina Kirchner confesó que se sentía "orgullosa de estar en el mismo escenario sobre el que desfilaron «unos minones bárbaros» (por vedettes históricas, como Nélida Lobato)". Y después aclaró: "Me parece importante que un presidente (o una presidenta, en este caso) contribuya a dar visibilidad a una ciencia como la matemática para decirles a todos nuestros alumnos y docentes que necesitamos generar capacidades vinculadas con las ciencias exactas. ¿Saben que por cada 700 abogados se recibe un físico? ¡Es un horror!, y lo digo yo, que soy abogada...".

"Quiero que esto sea una verdadera fiesta", dijo Adrián Paenza. Y sin duda lo logró.

1 comentario:

Liliana dijo...

La matematica dejó de ser una ciencia a partir de Paenza(sin querer me salió una rima).ES UN ARTE! Y Manu fue el acompañante perfecto como ARTISTA del balón que es.. . qué don de gentes!!!